Ventresca de atún rojo con piparras fritas

Alérgenos: Pescado

Adecuado para dietas: No se aconseja a mujeres embarazadas

Precio: 36.80 € / Media ración: 19.50 €

VIDEOS

El atún salvaje que ofrecemos en Lakasa nos lo suministra Gadira, la empresa con más renombre dentro del sector, que posee una concesión para la pesca en la Almadraba en la costa gaditana desde hace 30 años.

Nada más producirse la “levantá”, en donde se pesca el atún, este pasa directamente a las instalaciones de Gadira en el mismo puerto. Allí, unas 60 personas ejecutan el ronqueo, es decir, el troceado de cada pieza, en un tiempo de cuatro minutos. Y, en menos de dos horas y media, el atún queda ultracongelado a 53 grados bajo cero. Esta temperatura, según estudios realizados por Gadira, no oxida ni hace perder cualidades al pescado.

Entre estos atunes y los de piscifactoría existen notables diferencias. Los atunes salvajes se capturan a su paso por el Estrecho hacia las aguas calientes del Mediterráneo donde se dirigen para desovar, tras largas travesías oceánicas. Estas circunstancias marcan las cualidades de sus carnes, con un tono más llamativo y una mayor infiltración de grasa. En un pescado de piscifactoría estas características se verán desvirtuadas, tanto por su alimentación como por su acomodada vida encerrada en jaulas.

El método de sacrifico de este atún de almadraba se lleva a cabo a través de un arma llamada lupara, que sacrifica al animal de manera inmediata y logra la ausencia de sufrimiento, con consecuencias positivas en el sabor final de la carne del atún.

En estos momentos, en Lakasa ofrecemos la ventresca asada a la plancha, poquito hecha, para que quede muy jugosa; y la acompañamos de unas piparras frititas en aceite de oliva virgen.

Nº de comensales:

Tiempo requerido: